Naturaleza

Tortugas marinas

Las tortugas marinas son los reptiles más viejos que aún habitan nuestro planeta. La primera especie de tortuga marina tiene alrededor de unos 100 millones de años.

Las tortugas marinas son un enlace fundamental con los ecosistemas marinos, ya que ayudan a mantener la salud de los lechos de pastos marinos y los arrecifes coralinos, que benefician a especies con valor comercial, como el camarón, la langosta y el atún.

Características:
Son reptiles, ya que son de sangre fría, teniendo un corazón de tres cámaras, piel escamosa, y aunque no poseen branquias, pueden mantenerse bajo el agua, donde consiguen sus alimentos. Como las tortugas marinas son reptiles de aire, necesitan subir a la superficie para respirar. Las tortugas marinas pueden contener la respiración durante varias horas, dependiendo del nivel de actividad. Una tortuga descansando o durmiendo puede permanecer bajo el agua durante 4-7 horas. Sin embargo, una tortuga estresada, enredada en redes de pesca, por ejemplo, rápidamente consume el oxígeno almacenado dentro de su cuerpo y puede ahogarse en pocos minutos.
Cuentan con una serie de pequeños dientes de queratina, y se alimentan de algas, calamares e inclusive medusas.
La especie más grande de las tortugas marinas fue el Archelon, que midió 7 metros de longitud, peso 2,200 kg y vivió durante la época de los dinosaurios, se extinguió hace 65 millones de años. Hoy en día, la especie viviente más grande es la tortuga laúd que mide en promedio, más de 2 metros de caparazón de longitud y llega a pesar hasta 500 kg. La mas grande tortuga laúd que se haya registrado fue un macho encontrado varado en la costa de Gales en 1987. Midió casi 3 metros desde la punta hasta la cola y pesaba 970 kilogramos. La especie más pequeña, es la tortuga golfina ( se encuentra en el pacifico) midiendo 70 centímetros de largo y puede llegar a pesar 40 kilogramos.
Son solitarias, y sólo hay dos ocasiones en la que se las puede ver en grupo; al momento de nacer, cuando rompen y huevo y salen del nido y en la temporada de reproducción, que se las puede ver en pareja.
En ambos momentos, terminado el proceso de vida en que se encuentren, cada una toma su propio camino. De igual forma, al momento del desove salen a la playa solas.
Las tortugas alcanzan su madurez sexual entre los 12 y 15 años y son sólo las hembras las que llegan a la playa, los machos permanecen todo el tiempo en el agua.

Reproducción
Las tortugas marinas pueden poner más de 150 huevos por nido; los que estarán en incubación aproximadamente 2 meses. Las tortugas pueden anidar varias veces en cada estación, con lo cual compensa las altas tasas de mortalidad que impiden a la mayoría de las tortugas marinas llegar a la madurez. Un dato curioso, es que el nido determina el sexo de las crías. Si el nido se encuentra en una temperatura fría, dará como resultados tortugas macho. En cambio, si el nido se encuentra en un clima cálido, estas serán hembras. Una temperatura central produce una proporción igual de machos y hembras.
Una vez que el nido se ha completado, la tortuga no regresa a él; los huevos y las crías resultantes tienen que valerse por sí mismos y buscar el agua al salir.  Para los huevos poder sobrevivir y tener la oportunidad de eclosión, las tortugas marinas ponen sus huevos en playas de arena. A medida que se están desarrollando, los embriones respiran aire a través de una membrana en los huevos, por lo que no pueden sobrevivir si están continuamente cubiertos de agua.
Cuando el embrión llega a su madurez, los huevos se rompen, y es ahí cuando las pequeñas tortuguitas se ayudan mutuamente mientras se encuentran dentro del nido. Luchan por romper el huevo y se acompañan hombro con hombro para salir de la arena y poder lograr su objetivo de llegar al mar usando la luz de la luna y las estrellas como guía. Debido a que las crías son pequeñas y las cámaras de huevo son profundas, es casi imposible para una sola cría escapar de la cámaras por eso que estimulan a las crías de otros huevos a salir también. Una vez que la mayoría de las crías han salido de su caparazón, se suben encima de las cáscaras de huevos descartados para propulsarse a la parte superior de la cámara. Salen ya sea en masa o en pequeños grupos, al mismo tiempo aumenta la probabilidad de supervivencia ya que muchos neonatos pueden abrumar a los posibles depredadores.
Las tortugas son “foto tácticas”, lo que significa que se sienten atraídos por la luz. Se guían por la luz más brillante, que suele ser el reflejo de luz de la luna sobre el mar. Evitan las sombras, incluyendo la vegetación de las dunas en la parte superior de la playa, lugares donde podrían estar el peligro.
Sólo 1 de cada 1000 crías de tortuga marina sobrevive y llega a edad adulta.

Esperanza de vida
Casi todas las especies de tortugas marinas son especies en peligro de extinción. Dependiendo del tipo de tortugas marinas, pueden vivir de 50 a 80 años en estado salvaje. Existen espacios de conservación, para ayudar a asegurarse de que puedan vivir todo este tiempo. La protección de su hábitat natural, tanto en el agua como en tierra, es vital para tener éxito con estos esfuerzos.
Su vulnerabilidad se debe a la constante destrucción de su hábitat natural, así como la contaminación de las aguas en que viven. A menudo se enfrentan a otros peligros además de ser cazados, sus huevos se cosechan como fuente de alimento, y quedan atrapadas en redes de pesca.
Las tortugas tienen un significado cultural muy importante y un valor turístico considerable.
En Quintana Roo, somos afortunados de tener 4 de las 7 especies existentes: verde (o blanca), carey, caguama y laúd.

ÚLTIMAS ENTRADAS

CATEGORÍAS

Scroll to Top