Cultura

Papel Amate

Amate significa papel en castellano y copo en maya. Los mayas lo utilizaban para códices o libros antiguos y es una tradición autentica de más de 2 mil años.

El papel proviene de un árbol que se llama “ficus omorus” de la familia de las moras. Al árbol se le hace una incisión y se extraen largas correas de su corteza, la parte interna es la que se ocupa, dejando secar por varios días.
Posteriormente se dejan hervir en grandes ollas con cal y ceniza durante 8 hrs. transformándose en un material blando y moldeable. Una vez cocida se enjuaga y deshebra por tiras.
Luego, en una mesa se enjabona una a una las tiras, evitando que la fibra se pegue, formando una cuadrícula del tamaño del pliego, machacando con piedras se va cerrando y formando el papel. El golpeteo hace que se liberen carbohidratos solubles en agua y almidones. Un vez terminado este proceso, se deja secar al sol, el cual se podrá desprender después de 2 o 3 horas. El resultado es una lámina vegetal fibrosa de colores que van del marrón oscuro al amarillo paja.
Las tiras de papel que creaban nuestros antiguos mayas, podían superar los cinco metros de largo. Ellos doblaban las tiras en fuelles creando así los códices, donde plasmaban su sabiduría relacionada con el mundo superior: religión, astronomía, ciclos agrícolas, historia y las profecías.
En el siglo XVI, tras la conquista, los españoles intentaron erradicar la fabricación de este tipo de papel, aunque fracasaron, eliminaron y quemaron muchos de los códices que existían.
En la actualidad, aunque ha habido innovaciones menores, aún utiliza el mismo proceso básico de creación utilizado en el periodo prehispánico. Lo puedes encontrar en hermosas piezas artesanales.

ÚLTIMAS ENTRADAS

CATEGORÍAS

Scroll to Top