Naturaleza

La ceiba, el árbol sagrado.

La ceiba ó  Ya’ax’che es el árbol sagrado y símbolo de la vida maya.

Según los antiguos mayas el paraíso está en un lugar donde crece una Ceiba y bajo sus ramas, descansan los hombres de las fatigas y agonías de la tierra. Su hermoso follaje sirve de amparo y el hombre puede disponer de exquisitas comidas y bebidas, las cuales no se acaban jamás.

La Ceiba (Ceiba Pentandra) conocida en lengua maya como Ya’axche’ es uno de los árboles más importantes de la península de Yucatán.Son árboles grandes, frecuentemente con raíces tabulares, que pueden alcanzar hasta  70 metros de altura, con un tronco grueso que puede llegar a medir hasta 5 metros de diámetro. Su tronco generalmente tiene espinas, al menos cuando es joven .Su etimología en maya significa literalmente árbol verde, debido a esta tonalidad que prevalece en su tronco durante la etapa juvenil de la Ceiba.

Es un género de plantas con flores con unas 21 especies aceptadas. Su origen se remonta al área tropical por donde se separaron América del Sur y África, hace unos 120 millones de años.

Se distribuye desde México hasta el sur chileno; tiene su mayor diversidad (13 especies) en Sudamérica.

En invierno pierden sus hojas y según la cantidad de hojas que producen en primavera y verano los antiguos mayas predecían la fertilidad de las cosechas. Sus flores  son grandes, hermosas y perfumadas, con pétalos aterciopelados, las cuáles dan un fruto que cuando está maduro se abre para que las semillas sean dispersadas por el dios del viento IK. Éstas, gracias a una textura tipo vellón, vuelan por la selva.

El vellón de las semillas es una fibra algodonosa que se utiliza como aislante térmico y acústico. Las semillas se utilizan en la gastronomía maya, ya sean cocidas o tostadas, y también, se pueden extraer aceites vegetales, para elaborar margarina y jabones.

La Ceiba es un árbol con propiedades medicinales; cociendo su corteza se tratan heridas, reumatismos y sirve como antiespasmódico diurético; con su resina se puede curar enfermedades intestinales; sus hojas contienen alcanfor que ayuda a la cicatrización de las heridas y posee propiedades desinflamatorias para tumores y dolores de muelas; con la coacción de sus flores se combaten los sarpullidos y las quemaduras; entre otras.

Cosmovisión indígena

Por medio de sus ramas permite la apertura de los trece cielos. Sus ramas soportan a los cielos, mientras que sus profundas raíces son los medios de comunicación entre el mundo de los vivos y el Inframundo, las ramas simbolizan el mundo divino.

Cuenta la famosa leyenda del Popol Vuh, que los dioses creadores sembraron en los cuatro rumbos del cosmos sus respectivas ceibas sagradas: al Este, la ceiba roja; al Oeste, la ceiba negra; al Sur, la ceiba amarilla, y al Norte, la ceiba blanca. Finalmente sembraron una quinta ceiba al centro de todos estos rumbos, y en sus raíces ubicaron el Xibalbá o Mitnal, que era la morada de los muertos( el inframundo maya); en su base colocaron el Kab o la tierra que habitamos los seres vivos; y en su fuste y ramas establecieron su morada los dioses; mientras que en la cima de su copa habitaba el origen de todos los dioses en la forma de una magnífica ave Quetzal celestial.

Por la importancia que representaba en la vida de estas civilizaciones, este gigante fue siempre plantado en el centro de las plazas.

About the author

Related Posts

Leave a Reply

Leave a Reply